Pavlova de kiwi y fruta de la pasión


Estas navidades en casa de nuestra madre resonaban varios postres y uno de ellos era hacer una Pavlova. Este postre es sencillo de realizar, tan solo hay que tener en cuenta un par de trucos, siguiendo la elaboración paso a paso os saldrá de 10 seguro. El resultado final de la Pavlova sorprende, mientras el exterior es fino y crujiente, el interior es suave y cremoso! 😉

la-cuchara-azul-pavlova_fruta-1 la-cuchara-azul-pavlova_fruta-2

 Pavlova de kiwi y fruta de la pasión

Preparación: 3´
  Raciones: 8
⥯  Dificultad: media

Ingredientes

  •  300g de claras a temperatura ambiente
  • 540g de azúcar glas
  • 30g de maizena
  • Una cucharada sopera de vinagre de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de crémor tártaro
  • Una pizca de sal

Para la decoración:

  • 2 yogures griegos azucarados
  • 4 piezas de la fruta de la pasión
  • 2 kiwis amarillos
  • 1 kiwi verde

Receta

Precalentamos el horno a 180ºC.

Para comenzar pesar las claras y ponerlas en el vaso de la batidora o del robot de cocina. Empezar a batir a velocidad lenta, pasado un minuto, integrar el cremor tártaro y el pellizco de sal. El cremor tártaro es más fácil de conseguir de lo que imagináis, lo encontramos en los sobres de gaseosa que usamos para hacer postres y sustituir la levadura. Uno de los sobres es el cremor tártaro! Montar las claras a punto de nieve, cuando tengamos a punto la elaboración añadir poco a poco a cucharadas el azúcar que abremos mezclado con la maizena, no dejar de remover hasta que nuesro merengue luzca blanco, brillante y con gran consistencia. Justo cuando tan solo quede un minuto para acabar el merengue añadimos el vinagre. Apartamos! Es importante en el paso del azúcar añadirlo poco a poco, ya que si lo hacemos de golpe las claras de bajan.

la-cuchara-azul-pavlova

En un papel vegetal de cocina, dibujar un circulo con la ayuda de un plato con el diámetro que deseemos. Dar la vuelta al papel y empezar a poner en el el merengue, con la ayuda de una cuchara. Poner todo en el centro e ir dandole la forma que nos guste. Nosotras le hemos dejado una pared alta a los lados, pero es importante dejar la parte superior un poco más baja, es decir aplastar un poquito el merengue en el centro, para que cuando suba el merengue no haya un derrumbe.

Una vez que tenemos nuestro disco de merengue listo, lo metemos en el horno y bajamos la temperatura a 125ºC con calor arriba y abajo durante 30 minutos, pasado el tiempo lo bajaremos a 100ºC durante una hora. El momento del fin del horneado es decisivo, ya que no podemos abrir el horno. Nosotras lo hicimos por la noche, y hasta el día siguiente por la mañana no abrimos el horno, si vosotros no lo hacéis así, saber que antes de abrir el horno hay que dejarlo enfriar por completo.

la-cuchara-azul-pavlova_fruta

Vayamos con las frutas! La decoración de la Pavlova hay que hacerla cuando vayamos a presentarla ya que si humedecemos la “costra” crujiente media hora antes de la presentación pues dejarará de ser crujiente y perderará toda su gracia. Nosotras hemos elegido el kiwi y la fruta de la pasión, por su intenso sabor y sus colores. Esto es sencillo, tan solo tenemos que batir los yogures con unas barillas y verterlos encima de nuestra Pavlova, acto seguido trocear el kiwi y ponerlo encima del yogurt. Cortar la fruta de la pasión por la mitad y poner el contenido en un bol, remover y poner encima de tooooda nuestra Pavlova. Nosotras aquí tuvimos un pequeño percance, y esque hubo un pequeño derrumbe, pero que está igual de rico!!

Notas:

Podemos sustituir la fruta por la que más nos guste, frutos rojos con mermalada y yogurt por ejemplo puede ser un buen plan! 😉

Nosotras hemos elegido hacer una gordita como base, pero podéis hacer varias pavlovas más finas e intercalar el relleno que eligáis.

 

 

Anuncios

Acerca de lacucharazul

Somos dos hermanas andaluzas locas por la cocina. Esta afición nos acompaña desde que nos independizamos y nos dimos cuenta de lo bien que se comía en casa….Fue entonces cuando empezamos a trastear en la cocina y a disfrutar con ello. Y la verdad es que lo hemos tenido fácil porque tenemos una gran maestra, nuestra madre. A ella le apasiona este mundo y no solo hemos heredado su interés por cocinar, sino también el valor de alimentarse bien, algo que en casa siempre se ha tenido muy en cuenta.

¿Te ha gustado? ¡Cuéntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: